La Comunidad LGBT se desangra en República Dominicana